Distribuyendo los ingresos

Estimar los gastos de cada mes es muy importante con el fin de asegurarte que vas a contar con los recursos necesarios para hacer frente a todas las necesidades personales y de tus seres queridos. Es entonces que te enfrentas a gastos imprevistos que te sacan del balance, o bien cuando te dejas llevar por los impulsos para hacer gastos no necesarios. Por eso es de vital importancia saber distribuir los ingresos

Es fundamental reconocer que los ingresos llegan a las personas por tres vías distintas. En primer lugar, la mayoría de las personas viven de un salario que reciben mes a mes, o semanal o quincenalmente, con el cual saben pueden contar. El segundo grupo son aquellas personas que reciben comisiones variables, parcial o totalmente, dependiendo de los logros o desempeño de la compañía. Estas personas deben estimar un promedio de su salario para no presupuestar siempre con los ingresos más elevados, ya que si las ventas bajan o los pagos de horas extras bajan sus ingresos van a ser menores, y por ende ciertos gastos quedarían al descubierto.

El tercer grupo son las personas empresarias o emprendedoras que cuentan con un negocio propio, quienes deben aprender a separar una parte de los ingresos del negocio como un salario para no afectar las finanzas del negocio. De lo contrario van a estar sacando u “ordeñando” el negocio de forma no ordenada y eventualmente pueden enfrentar problemas para cubrir los gastos del negocio o de la familia.

Por eso lo primero es saber con cuánto dinero cuentas “realmente”, y a partir de allí como distribuir tus ingresos en los diferentes gastos. En el caso de las familias, debe existir transparencia que permita a ambos cónyuges saber cuánto ingresa, y a veces los hijos e hijas deben participar para saber si pueden aportar a la economía del hogar.

Muchas veces al organizar los gastos empiezas a gastar en cosas pequeñas primero, una comida rápida por acá, un antojo por allá, luego ves una camisa que te gusta y la compras, y así pasa una semana después de haber recibido el salario. Y cuando te das cuenta aún no has pagado la electricidad o el agua o el teléfono, pero ya no tienes suficiente dinero.

Por eso al recibir tu salario, separe primero el pago de los gastos como vivienda, alimentación, transporte, salud, estudios, pagos de servicios públicos como teléfono, luz, agua, pago de deudas si las tiene, entre otros.

Uno de los errores más frecuentes cuando no se sabe distribuir los ingresos es “postergar” pagos que usted sabe “debe” hacer de inmediato, diciendo “después lo pago” y cuando se da cuenta, ya no le alcanza pues se vio tentado por las gastos medianos o las llamadas piedras pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer entrada anterior
Macroproyectiva forex

El título de macroproyectiva Forex es una iniciativa que le puede ser de utilidad a un trader o potencial trader...

Cerrar